viernes, 26 de septiembre de 2014

¿Qué es el ciclo hormonal masculino?

El ciclo hormonal masculino, a diferencia del de las mujeres, dura 24 horas y está regulado por los niveles de testosterona. Acá te compartimos otros datos interesantes. 


La testosterona es la hormona que hace que tengamos deseo sexual. 
El ciclo hormonal masculinoregulado por los niveles detestosterona. Estos cambian rápidamente debido al medio ambiente y el estado de ánimo. El ciclo hormonal masculino es bastante diferente al femenino. Este sucede de la siguiente forma:
  • El ciclo masculino dura 24 horas. Tiene entre 6 y 7 picos al día y pequeños cambios que ocurren cada 15 o 20 minutos.
  • El nivel de testosterona presente en cada hombre depende de su condición física y hábitos.
  • La cantidad  de testosterona que el cuerpo produce varía durante el año. En el verano los niveles están más altos y durante el invierno más bajos.
  • El nivel de testosterona es más alto durante la mañana y temprano en la noche. Este aumento hormonal provoca las erecciones matutinas y nocturnas.
  • El deseo sexual y los niveles de testosterona de un hombre se incrementan o se reducen dependiendo de la cantidad de actividad sexual que se tenga. Los niveles altos de esta hormona nos hacen querer sexo constantemente.
  • La elevación de testosterona hace que nos mantengamos con humor estable, mientras que la disminución provoca irritabilidad y enojo.
Para que este ciclo sea más regular, debes mantener una alimentación balanceada y hacer ejercicio regularmente.

sábado, 21 de junio de 2014

La salud sexual y reproductiva en el varón: solos y a los golpes


por  Georgina Elustondo,  gelustondo@clarin.com / t: @georginaelus

Los hombres siempre se jactaron de tener más licencias para acercarse al sexo que las mujeres. Y, de hecho, las tuvieron. Sin embargo, están más solos y desorientados a la hora de aprender y de cuidarse en materia de sexualidad. ¿Quiénes son los especialistas que pueden ayudarlos? ¿Qué estudios deben hacerse?
  
Desde la adolescencia, la mujer tiene su referente de salud en temas vinculados a su sexualidad y su capacidad reproductiva. Sabe que hay un especialista, la/el ginecóloga/o, que se ocupa de estos temas y que será quien la acompañe y la cuide en estas cuestiones. El varón, en cambio, está más solo. Pocos saben que hay médicos que se han formado específicamente en todo lo vinculado a la salud sexual y reproductiva del varón. Lo confirma el doctor Gastón Rey Valzacchi, urólogo y andrólogo: "Muchas situaciones denotan un escaso interés por parte del hombre en el cuidado de su salud sexual y reproductiva. La mujer tiene desde hace muchos años un profesional de cabecera que es el ginecólogo, pero el hombre en este aspecto ha sido descuidado".

La andrología es el área de la medicina que se dedica al estudio de los trastornos masculinos. "El andrólogo es, para el hombre, lo que el ginecólogo es para la mujer", explica Rey Valzacchi. "El desarrollo de esta especialidad ha beneficiado mucho al varón, en tanto ha permitido el desarrollo de muchas herramientas de diagnóstico y tratamiento de alteraciones específicas del hombre. Hoy hay técnicas muy efectivas para ayudar a los hombres infértiles a recuperar su capacidad reproductiva, se ha podido prevenir el deterioro de la fertilidad en muchos hombres y se han mejorado los tratamientos para la disfunción de la erección y la eyaculación rápida.

También gracias a los avances logrados por los especialistas sabemos hoy que tanto en los hombres como en las mujeres se produce con el correr de los años una declinación en la producción de hormonas, como la testosterona, la DHEA (dehidroepiandrosterona), la hormona de crecimiento, la melatonina, un descenso hormonal comunmente llamado andropausia o climaterio masculino".

Los síntomas de esa declinación hormonal del hombre son: "disminución del deseo sexual y de la calidad de erecciones (particularmente las nocturnas); cambios en el humor, junto con una disminución en la actividad intelectual y la capacidad de orientación espacial, fatiga, depresión y ansiedad; disminución en el volumen y la fuerza muscular; disminución en el vello corporal; disminución en la densidad de los huesos (osteoporosis) e incremento en la grasa visceral", puntualiza Rey Valzacchi, y subraya la importancia de diagnosticar esta situación, porque las posibilidades terapeúticas son muchas y muy buenas. "Bien programadas, las terapias de sustitución hormonal pueden reemplazar las hormonas deficientes en el cuerpo del varon. Esto, unido a estrategias preventivas y en combinación con un cambio del estilo de vida, permite que el hombre disfrute de un estado hormonal que se adecue a sus características, proporcionandole así calidad de vida".

¿Qué estudios debe hacerse el varón?

Así como la mujer se esmera en cuidar la salud de sus mamas y de su aparato reproductivo, el varón debería estar atento a la salud de la próstata. "El desconocimiento sobre la próstata es muy grande. Algunos hasta mencionan la palabra con vergüenza. Y eso es riesgoso, porque se calcula que más del 50% de los hombres en algún momento de su vida padecerán una afección prostática que requiere consulta médica.

¿Qué es la próstata y para qué sirve? "Es una glándula relativamente pequeña, del tamaño de una nuez y de forma similar a un buñuelo, que se ubica por debajo de la vejiga y rodeando a la uretra, el conducto por donde sale la orina. Esta ubicación de la próstata es la que genera problemas con los años, ya que a medida que la glándula se agranda por un crecimiento benigno o maligno, puede causar el estrechamiento de la vía urinaria y dificultad en la micción", explica Rey Valzacchi.

La función de la próstata es aportar el líquido y sustancias nutritivas para los espermatozoides. Cuando la procreación deja de ser un objetivo en la vida del varón, la próstata deja de cumplir su principal finalidad. Sin embargo, la glándula sigue funcionando y creciendo, pudiendo llegar a causar problemas en algún momento.

Enfermedades más comunes de la próstata

Una de las afecciones posibles es que la glándula se inflame, lo que llamamos prostatitis. "La enfermedad más común de la próstata es el crecimiento benigno, que ocurre en la gran mayoría de los hombres, aunque no en todos ocasiona síntomas importantes. Este cuadro se denomina hiperplasia prostática benigna(HPB). Si bien ninguno de estos dos cuadros suele comprometer la vida, pueden ser lo suficientemente molestos como para afectar la calidad de vida del hombre", subraya el especialista.

La tercera enfermedad es el cáncer de la próstata, una afección muy frecuente: es la segunda causa de muerte por cáncer entre los hombres. "Generar conciencia de la importancia de esta afección permitirá el diagnóstico temprano de la misma y su tratamiento en una etapa curativa".
El cáncer de próstata ocurre generalmente en mayores a 50 años. Si bien sus causas son desconocidas, existen algunos factores de riesgo:

- Una historia familiar de cáncer de la próstata
- Ingesta de comidas grasas y proteínas animales
- Edad mayor de 50 años
- Algunas razas, como la negra, donde es más frecuente este tumor

Es clave tener en cuenta que en los estados tempranos, cuando esta enfermedad es curable, suele no producir síntomas. La mejor manera de hacer un diagnóstico temprano es por medio del chequeo periódico a partir de los 50 años, salvo en el caso que existan antecedentes familiares de esta enfermedad, situación en la que los controles deben comenzar a los 45 años.

Sexualidad y placer en el varón

La información que circula sobre el cuidado de la salud sexual en el varón es inversamente a la que nos llega sobre todo lo vinculado al placer y la satisfacción que pueden -y hasta "deben"-- obtener de su sexualidad. "La sexualidad masculina es más aceptada y hasta estimulada socialmente. Desde la adolescencia, los varones reciben el estímulo, no sólo hormonal/biológico sino también social y cultural para iniciarse sexualmente. Lo que se espera de él es que se muestre sexualmente deseoso, interesado, que le gustan las mujeres y que adquiere mucha experiencia con chicas pero sin ponerse de novio", dice la psicóloga Andrea Gómez.

"Los padres suelen pensar que sus hijos tienen poca actividad sexual y por lo general, no es así. Y muchas veces no tienen preservativos o no tienen la cantidad suficiente. Esto es paradójico porque por un lado se los estimula a tener relaciones sexuales, pero se espera que no sean muchas y no se los educa para enfrentar los riesgos que eso supone. Así, muchos jóvenes y adultos tienen relaciones sexuales sin cuidarse y asumiendo riesgos sin conciencia en pos de un 'deber ser'".

Cuestionar estos mandatos puede ser saludable para el varón. "Los hombres sufren el imperativo de 'tener relaciones sexuales', lo cual deja de lado sus tiem
Desde la adolescencia, la mujer tiene su referente de salud en temas vinculados a su sexualidad y su capacidad reproductiva. Sabe que hay un especialista, la/el ginecóloga/o, que se ocupa de estos temas y que será quien la acompañe y la cuide en estas cuestiones. El varón, en cambio, está más solo. Pocos saben que hay médicos que se han formado específicamente en todo lo vinculado a la salud sexual y reproductiva del varón. Lo confirma el doctor Gastón Rey Valzacchi, urólogo y andrólogo: "Muchas situaciones denotan un escaso interés por parte del hombre en el cuidado de su salud sexual y reproductiva. La mujer tiene desde hace muchos años un profesional de cabecera que es el ginecólogo, pero el hombre en este aspecto ha sido descuidado".

La andrología es el área de la medicina que se dedica al estudio de los trastornos masculinos. "El andrólogo es, para el hombre, lo que el ginecólogo es para la mujer", explica Rey Valzacchi. "El desarrollo de esta especialidad ha beneficiado mucho al varón, en tanto ha permitido el desarrollo de muchas herramientas de diagnóstico y tratamiento de alteraciones específicas del hombre. Hoy hay técnicas muy efectivas para ayudar a los hombres infértiles a recuperar su capacidad reproductiva, se ha podido prevenir el deterioro de la fertilidad en muchos hombres y se han mejorado los tratamientos para la disfunción de la erección y la eyaculación rápida.

También gracias a los avances logrados por los especialistas sabemos hoy que tanto en los hombres como en las mujeres se produce con el correr de los años una declinación en la producción de hormonas, como la testosterona, la DHEA (dehidroepiandrosterona), la hormona de crecimiento, la melatonina, un descenso hormonal comunmente llamado andropausia o climaterio masculino".

Los síntomas de esa declinación hormonal del hombre son: "disminución del deseo sexual y de la calidad de erecciones (particularmente las nocturnas); cambios en el humor, junto con una disminución en la actividad intelectual y la capacidad de orientación espacial, fatiga, depresión y ansiedad; disminución en el volumen y la fuerza muscular; disminución en el vello corporal; disminución en la densidad de los huesos (osteoporosis) e incremento en la grasa visceral", puntualiza Rey Valzacchi, y subraya la importancia de diagnosticar esta situación, porque las posibilidades terapeúticas son muchas y muy buenas. "Bien programadas, las terapias de sustitución hormonal pueden reemplazar las hormonas deficientes en el cuerpo del varon. Esto, unido a estrategias preventivas y en combinación con un cambio del estilo de vida, permite que el hombre disfrute de un estado hormonal que se adecue a sus características, proporcionandole así calidad de vida".


¿Qué estudios debe hacerse el varón?

Así como la mujer se esmera en cuidar la salud de sus mamas y de su aparato reproductivo, el varón debería estar atento a la salud de la próstata. "El desconocimiento sobre la próstata es muy grande. Algunos hasta mencionan la palabra con vergüenza. Y eso es riesgoso, porque se calcula que más del 50% de los hombres en algún momento de su vida padecerán una afección prostática que requiere consulta médica.

¿Qué es la próstata y para qué sirve? "Es una glándula relativamente pequeña, del tamaño de una nuez y de forma similar a un buñuelo, que se ubica por debajo de la vejiga y rodeando a la uretra, el conducto por donde sale la orina. Esta ubicación de la próstata es la que genera problemas con los años, ya que a medida que la glándula se agranda por un crecimiento benigno o maligno, puede causar el estrechamiento de la vía urinaria y dificultad en la micción", explica Rey Valzacchi.

La función de la próstata es aportar el líquido y sustancias nutritivas para los espermatozoides. Cuando la procreación deja de ser un objetivo en la vida del varón, la próstata deja de cumplir su principal finalidad. Sin embargo, la glándula sigue funcionando y creciendo, pudiendo llegar a causar problemas en algún momento.

Enfermedades más comunes de la próstata

Una de las afecciones posibles es que la glándula se inflame, lo que llamamos prostatitis. "La enfermedad más común de la próstata es el crecimiento benigno, que ocurre en la gran mayoría de los hombres, aunque no en todos ocasiona síntomas importantes. Este cuadro se denomina hiperplasia prostática benigna(HPB). Si bien ninguno de estos dos cuadros suele comprometer la vida, pueden ser lo suficientemente molestos como para afectar la calidad de vida del hombre", subraya el especialista.

La tercera enfermedad es el cáncer de la próstata, una afección muy frecuente: es la segunda causa de muerte por cáncer entre los hombres. "Generar conciencia de la importancia de esta afección permitirá el diagnóstico temprano de la misma y su tratamiento en una etapa curativa".
El cáncer de próstata ocurre generalmente en mayores a 50 años. Si bien sus causas son desconocidas, existen algunos factores de riesgo:

- Una historia familiar de cáncer de la próstata
- Ingesta de comidas grasas y proteínas animales
- Edad mayor de 50 años
- Algunas razas, como la negra, donde es más frecuente este tumor

Es clave tener en cuenta que en los estados tempranos, cuando esta enfermedad es curable, suele no producir síntomas. La mejor manera de hacer un diagnóstico temprano es por medio del chequeo periódico a partir de los 50 años, salvo en el caso que existan antecedentes familiares de esta enfermedad, situación en la que los controles deben comenzar a los 45 años.


Sexualidad y placer en el varón

La información que circula sobre el cuidado de la salud sexual en el varón es inversamente a la que nos llega sobre todo lo vinculado al placer y la satisfacción que pueden -y hasta "deben"-- obtener de su sexualidad. "La sexualidad masculina es más aceptada y hasta estimulada socialmente. Desde la adolescencia, los varones reciben el estímulo, no sólo hormonal/biológico sino también social y cultural para iniciarse sexualmente. Lo que se espera de él es que se muestre sexualmente deseoso, interesado, que le gustan las mujeres y que adquiere mucha experiencia con chicas pero sin ponerse de novio", dice la psicóloga Andrea Gómez.

"Los padres suelen pensar que sus hijos tienen poca actividad sexual y por lo general, no es así. Y muchas veces no tienen preservativos o no tienen la cantidad suficiente. Esto es paradójico porque por un lado se los estimula a tener relaciones sexuales, pero se espera que no sean muchas y no se los educa para enfrentar los riesgos que eso supone. Así, muchos jóvenes y adultos tienen relaciones sexuales sin cuidarse y asumiendo riesgos sin conciencia en pos de un 'deber ser'".

Cuestionar estos mandatos puede ser saludable para el varón. "Los hombres sufren el imperativo de 'tener relaciones sexuales', lo cual deja de lado sus tiempos evolutivos, subjetivos, internos y personales, y, por lo tanto, la posibilidad de hacerlo cuando realmente quieran y con quien quieran, ya sea por amor, afecto o simplemente, por tener ganas. Este imperativo suele generar, entre otras cosas, dificultades en la respuesta sexual masculina presente y futura. Los afecta física y emocionalmente. El temor a no responder de manera adecuada, a no cumplir con el perfil del varón exitoso, puede enfrentarlo a situaciones en las que se producen disfunciones sexuales pasajeras pero muy angustiosas y preocupantes (falta de erección, dificultades para sostener la erección, eyaculación precoz, etc)", dice Gómez. Y recomienda: "Alcanzar una vida sana desde lo sexual será más factible si la persona puede reconocer y permitirse hacer y decidir desde su propio deseo. Los mandatos suelen ser muy restrictivos y pesados de cargar. Cumplir con un rol deja muy poco lugar para conectarse con las necesidades y deseos personales y profundos".

pos evolutivos, subjetivos, internos y personales, y, por lo tanto, la posibilidad de hacerlo cuando realmente quieran y con quien quieran, ya sea por amor, afecto o simplemente, por tener ganas. Este imperativo suele generar, entre otras cosas, dificultades en la respuesta sexual masculina presente y futura. Los afecta física y emocionalmente. El temor a no responder de manera adecuada, a no cumplir con el perfil del varón exitoso, puede enfrentarlo a situaciones en las que se producen disfunciones sexuales pasajeras pero muy angustiosas y preocupantes (falta de erección, dificultades para sostener la erección, eyaculación precoz, etc)", dice Gómez. Y recomienda: "Alcanzar una vida sana desde lo sexual será más factible si la persona puede reconocer y permitirse hacer y decidir desde su propio deseo. Los mandatos suelen ser muy restrictivos y pesados de cargar. Cumplir con un rol deja muy poco lugar para conectarse con las necesidades y deseos personales y profundos". 

Fingir orgasmos también es cosa de hombres

Una encuesta asegura que casi 2 de cada 10 hombres simulan sentir placer en la cama. Sucede en situaciones de estrés, presión o excesivo afán de control.

Fingir orgasmos también es cosa de hombres. Así lo asegura una encuesta realizada en diez ciudades estadounidenses: en la encuesta Trojan Charged Sex Life, el 60% de las mujeres admiten haber fingido orgasmos, mientras que la proporción es solo del 19% en  el sexo masculino.
Los sitios AskMen.com y TresSugar.com también quisieron averiguar cuál es el porcentaje de hombres que fingen el orgasmo. Tal como publica The Huffington Post, en la encuesta –en la que participaron 50 mil personas (49 mil varones, mil mujeres) de EEUU, Reino Unido y Australia- aseguró haber fingido el 54% de las chicas y el 34% de los hombres.

En un estudio publicado en LiveScience, por otra parte, el 25% de los estudiantes universitarios encuestados aseguró haber fingido el orgasmo, mientras que la mitad de las mujeres dijo haber actuado. Esta investigación, realizada por psicólogos de la Universidad de Kansas, consultó a 180 hombres y 101 mujeres acerca de su vida sexual. Se le preguntó a cada participante si alguna vez había fingido tener un orgasmo o si habían hecho “algo similar”, para intentar captar una respuesta verdadera de los más vergonzosos.

Si bien para ellos es más “difícil” fingir el orgasmo, sucede. La psicóloga y sexóloga Pilar Cristóbal lo explica en un artículo de El País: “En el hombre el orgasmo está regido por el sistema nervioso parasimpático -el que relaja-, mientras que la eyaculación pertenece al simpático –el que estimula-, y para que ambos coincidan deben ponerse de acuerdo, que es lo que normalmente sucede. Pero si hay estrés, presión o excesivo afán de control este equilibrio se rompe y puede ocurrir que el hombre eyacule sin experimentar un orgasmo, lo que resulta bastante doloroso, o viceversa”.

“El orgasmo es una respuesta fisiológica, emocional y social: une el cuerpo a la capacidad de gozar y de compartir la experiencia sexual. Sin embargo, los condicionantes socioculturales han sido causa de muchas limitaciones a la hora de hacer el amor”, comenta el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

ADVERTISEMENT
Según el estudio de la Universidad de Kansas, la mayoría de las mujeres y la mitad de los hombres lo hicieron para evitar herir los sentimientos de su pareja. Además, notaron que aquellos que fingieron compartían la creencia de cierto “guión” común, en el que se sienten presionados por alcanzar el orgasmo durante el coito, y donde la mujer debería experimentarlo primero.

“El temor a no rendir de la manera adecuada, a no responder con el deseo y el desempeño sexual esperados expone a muchos hombres a sufrir, en algún momento de sus vidas, de una disfunción sexual. Estos síntomas pueden ser pasajeros pero generan angustia y frustración (falta de erección, dificultades para sostener la erección, eyaculación precoz, eyaculación retardada, entre otras). Cuando aparecen estos síntomas los varones los ocultan por vergüenza y no consultan con un especialista. De esta manera una disfunción puede volverse crónica”, explica la sexóloga y psicóloga Andrea Gómez. “Los varones no tienen el hábito de concurrir al médico con asiduidad, postergan la consulta para cuando están muy preocupados o cuando la dificultad que tienen no les permite seguir cumpliendo con sus roles y actividades. Esto también responde a mandatos sociales aprendidos”, dice Gómez.

Fuente; http://entremujeres.clarin.com/pareja-y-sexo/sexo/Fingir-orgasmos-cosa-hombres_0_899910071.html

¿Por qué lo hombres tienen que estar "siempre listos"?

Durante siglos, la cultura ha obligado al hombre a protagonizar y sostener el rol de activo full time en lo que respecta a su sexualidad, ligando incluso su masculinidad al sí fácil, con cualquiera, de cualquier manera y en cualquier lugar. Es hora de cuestionarlo.

por  Lic. Andrea Gómez

El mandato social que alcanza a varones jóvenes y adultos para el ejercicio de su sexualidad genital pareciera darse en un marco de mayor libertad que el que alcanza a las mujeres. Pero lo cierto es que esta "libertad" no es tal. Tanto mujeres como varones cumplen con mandatos inhibitorios de cómo ejercer su sexualidad.

En nuestra cultura el inicio sexual de los varones es aceptado y estimulado. Los varones en la pubertad y en la adolescencia desarrollan capacidades, no sólo fisiológico y hormonales para ejercer una sexualidad genital, sino que también reciben la insistencia y el permiso social para iniciarse sexualmente. El rol social esperado para un varón es el de aquel que se muestra sexualmente deseoso, interesado, "siempre listo", que le gustan las mujeres y adquiere experiencia con muchas chicas antes de ponerse de novio. Con respecto a los cuidados, se les aconseja utilizar preservativos pero sus padres no se los compran y tampoco les explican como utilizarlos. Suponen que ya saben todo. Por otro lado los jóvenes no preguntan en sus casas porque temen molestar a sus padres; tampoco compran preservativos por vergüenza o por no tener dinero propio para hacerlo. Sólo el 20% de los adolescentes se cuida en la primera relación sexual.

Los padres suelen pensar que sus hijos adolescentes tienen poca actividad sexual pero por lo general, no es así. Los varones se inician sexualmente aproximadamente a los 14 años. Suelen hacerlo con chicas de su edad y mantienen relaciones sexuales con una frecuencia semanal. Tener relaciones sexuales les asegura el reconocimiento de sus pares lo cual resulta de gran importancia para un adolescente. Pero en esta búsqueda de asegurar su identidad masculina se dejan de lado los tiempos evolutivos, subjetivos y personales para tomar las decisiones. Quien se escape de este modelo será mirado con desconfianza como si fuera "raro".

Por otra parte la figura de la mujer queda relegada a ser un "objeto" de pertenencia para el uso sexual del varón y conocemos algunas de las terribles consecuencias que esto puede generar (violencia de género). Ser masculino, ser varón, suele asociarse con la fuerza física, con la fortaleza de espíritu, con ser poco emotivos y muy racionales, con la figura de un hombre exitoso que no teme a los riesgos. Estos mandatos tienen efectos en la vida de los varones jóvenes y adultos, entre ellos: que tengan relaciones sexuales sin cuidarse asumiendo riesgos innecesarios en pos de "un deber ser".

En la consulta psicosexológica, generalmente de adultos, se observa cómo estos imperativos están presentes consciente o inconscientemente desde la juventud, causando dificultades en la respuesta sexual masculina. El temor a no rendir de la manera adecuada, a no responder con el deseo y el desempeño sexual esperados, expone a muchos hombres a sufrir, en algún momento de sus vidas, de una disfunción sexual. Estos síntomas pueden ser pasajeros pero generan angustia y frustración (falta de erección, dificultades para sostener la erección, eyaculación precoz, eyaculación retardada, entre otras). Cuando aparecen estos síntomas los varones los ocultan por vergüenza y no consultan con un especialista. De esta manera una disfunción puede volverse crónica.
ADVERTISEMENT
Los varones no tienen el hábito de concurrir al médico con asiduidad, postergan la consulta para cuando están muy preocupados o cuando la dificultad que tienen no les permite seguir cumpliendo con sus roles y actividades. Esto también responde a mandatos sociales aprendidos.

Una persona alcanza una vida vincular y sexual más sana y plena cuando puede reconocer su deseo y obrar en consecuencia, liberándose de cumplir con mandatos sociales y familiares que le exigen como se debe ser. Los mandatos suelen ser limitantes y "pesados" de llevar. Inhiben el funcionamiento psicofísico de las personas y generan síntomas. El sufrimiento emocional socava la capacidad de vincularse y de relacionarse con los demás.

Por todo esto considero importante destacar que los varones tienen derecho:
- A iniciarse sexualmente cuando lo deseen y con quien quieran.
- A acceder al conocimiento y a los métodos para cuidarse tanto de una
  infección de transmisión sexual como de un embarazo no planificado.
- A utilizar preservativo sin por eso sentirse menos "machos".
- A tener la cantidad de relaciones sexuales que deseen.
- A elegir a quien quieren como pareja, más allá de su condición sexual.
- A decir que no.
- A ir al médico para prevenir y cuidar su salud.
- A consultar con un profesional de la salud sexual y psicológica para conocer  
  sus deseos, fantasías, temores y dificultades sin por eso sentir que pierden su 
  hombría.
- A permitirse una relación sexual sin penetración ya que existen muchas otras
  maneras de estimular y estimularse, que pueden ser tanto o más placenteras
  que la penetración en sí misma.
- A enamorarse.
- A conocer y experimentar la diferencia del placer sexual puramente fisiológico
  en comparación con el placer que va acompañado de sentimientos amorosos,
  eróticos y tiernos.

Fuente: http://entremujeres.clarin.com/pareja-y-sexo/hombres-siempre-listos-varon-hombre-sexualidad-sexo-educacion_sexual_0_454154666.html


jueves, 19 de junio de 2014

Mitos sobre la erección masculina

Fernando Villadangos
Existen muchos mitos en torno del pene y de la erección masculina.
La falta de información causa angustia y ansiedad por el rendimiento sexual y ocasionan trastornos de la erección.

La causa principal de los trastornos de la erección es la ansiedad, que puede afectar de distintas maneras: algunos hombres no pueden alcanzar la erección durante las fases anteriores al coito; otros alcanzan fácilmente la erección pero la pierden en el momento de la penetración, otros inmediatamente después de ella.

Cada vez más, las exigencias de una sexualidad activa, donde muchos hombres
temen "no dar la talla", hace que se angustien cuando no responden como piensan que deberían

Muchos problemas como la eyaculación precoz , dificultades en conseguir y/o mantener la erección o incluso la disminución del deseo sexual o libido, nacen de un solo episodio donde ha ocurrido algún tipo de "fallo sexual" y la ansiedad, junto con el miedo a que vuelva a repetirse, provocan un problema sexual más grave.

Tratarlo a tiempo ayudará a un apronta recuperación



martes, 11 de marzo de 2014

Lo que les gusta a los hombres a la hora de hacer el amor


Existen ciertos prejuicios a la hora de pensar en lo que le gusta a los hombres a la hora del sexo, ya que se
los considera como hipersexualizados y un tanto desconectados de sus sentimientos y emociones a la hora del sexo.
Sin embargo, al igual que las mujeres, ellos también tienen ciertas preferencias para hacer el amor, o por lo menos, para disfrutar del sexo en pareja a pleno, y desarrollando al máximo su potencial amatorio y desempeño sexual.
Si querés ser la responsable de volverlo loco en la cama, o en el lugar que elijan para el encuentro sexual, seguí éstos tips y convertite en la mujer capaz de sus fantasías.

  1. Ellos quieren que sus mujeres sean activas. Les estimula ver a sus parejas excitadales, le encantan los juegos de seducción.
  2. Les fascina que las mujeres sean espontáneas, entiendan sus gustos y preferencias y propongan diferentes maneras para  estimularse mutuamente, que expresen  lo que les gusta. 
  3. A todo hombre le atrae la mujer que sabe se muestra segura en el sexo y con ciertos conocimientos, asdemás de reconocer perfectamente cuales son las necesidades de un hombre y que esté dispuesta a favorecerlo. Una mujer que disfruta del sexo y está preparada para la acción.
  4. Les excita de vez en cuando tener el famoso "rapidito", el sexo relámpago.  Pero ¿ojo!  No es lo mismo el rapidito que el sexo rapido.
  5. Usar palabras excitantes los vuelve loco.  Decir lo que te gusta, ir guiandole, pedirle lo que te gusta que haga…Frases como ahí m gusta, más abajo, son altamente excitantes
  6. Que los sorprendas: lo busques, propongas, que tengas  la predisposición para hacerle sentir bien. Ésto no sólo le eprmite un mayor disfrute sino que además que disfruta y hace que vea a su mujer  más atractiva y excitante.
  7. Un momento de mimos e intimidad después del sexo. Que no estés  más preocupada por terminar o por la higiene, sino que puedan dedicar unos minutos posteriores a los mimos, caricias, ternura y tal vez intercambiar palabras acerca de cómo se sienten o cómo lo pasaron.
  8. Atreverse a realizar algunas fantasías. Sobre todo las que tienen que ver con escenificarlas. Vestirte con ropa sensual y sexy, representar algunos personajes de sus fantasias, que bailes de manera sensual, o te saques lentamente la ropa y lo incites a sacártela también élmientras dejas  que te observe y disfrute. Los hombres quieren compartir sus fantasías, pero les preocupa que sus parejas se avergüencen o los juzguen. También desean las mujeres revelen sus fantasías sin pudor. Ésto estimula el deseo sexual y la intimidad de la pareja, generando un clima de confianza y complicidad.
  9. Sexo mañanero. Es sabido que por la mañana los niveles de testosterona son más elevados, lo que potencia el deseo sexual. Es por ésto entre otras cosas que el sexo a la mañana es altamente placentero para los hombres, pero también para las mujeres que se entregan al disfrute del mismo, aprovechando las energías propias del despertar. Se puede volver un hábito más que recomendable por sus beneficios para la salud en general, pero además por resultar muy placentero y predisponer al incio de la jornada con un excelente estado de ánimo.
  10. Un buen masaje. Los hombres disfrutan mucho de un masaje realizado con movimientos suaves y sensuales, que luego vayan incrementando en intensidad y se extiendan a diferentes zonas corporales, sobre todo las que son más sensibles a la estimulación, convirtiéndose éste en el preludio de un pasional encuentro sexual.
  11. Que la mujer emita algun sonido, que gima, que grite de placer, no les excita hacer el amor en el silencio absoluto, ya que esto podria indicar que no está disfrutando del sexo.
  12. Otro de los principales placeres de los hombres es que sus parejas disfruten del sexo oral, tal como lo disfrutan ellos. Les gusta tanto hacer como que le hagan sexo oral, pero ver que sus mujeres lo realizan con disfrute y no por mera obligación por cumplir. Practicar un buen sexo oral tiene sus técnias. Dominarlas no sólo es un apreciado por ellos sino que también resulta un incremento en el pacer también de ellas.
  13. Les gusta que tengan conexión, ternura y pasión. no es cierto que todos los hombres sólo tienen sexo como supuesta necesidad fisiológico, o por mera satisfacción sexual. Involucran tanto como muchas mujeres sus emociones, sensaciones, y porque no sentimientos. Les gusta que los besen con ternura, pasión, que los acaricien, sentirse deseados...Éstos son todos esímulos que permiten que el momento íntimo se convierta en un encuentro con el placer, la pasión, el deseo y la sensualidad.
  14. Les encanta incorporar algunos juguetes eróticos,  ser excitados con diferentes elementos. Además de los vibradores, hay infinidad de elementos que los erotizan
  15. Probar en sitios diferentes. No quedarse solo en la cama. Probá seduciendo a tu hombre en la sala, en la cocina, en el comedor y disfruta del sexo donde puedan hacerlo. A la mayoría le encanta que las mujeres  la iniciativa en los juegos de seducción.

Tener en cuenta éstas sugerencias puede hacer que te conviertas en una experta a la hora del amor, y que vuelvas loco a tu pareja, tanto que no pueda dejar de pensar en el próximo encuentro íntimo. ¿Te lo vas a perder?

  
 Lic. Verónica Figueroa
         Direct. Noticiasyocio.es/sexologia

Fuente: http://nyosexologia.es/index.php/amor-pareja/618-lo-que-les-gusta-a-los-hombres-a-la-hora-de-hacer-el-amor